Se refiere a los actos que degradan o dañan la sexualidad de la víctima y que por tanto atentan contra su libertad, dignidad e integridad física, representando una expresión de abuso de poder que implica la idea de la supremacía masculina sobre la mujer, al denigrarla y concebirla como objeto. También puede consistir en prácticas de celotipia para el control, manipulación o dominio de la pareja.

Recuerda que la violencia sexual implica el que quieran decidir sobre tu cuerpo, tu sexualidad y la forma de vivirla, que pueden ir desde los celos y el que busquen controlarte en todos los espacios de tu vida e incluso hasta en tu arreglo personal, o llegar al extremo de tocamientos sin consentimiento o violación. Aun cuando se trate de tu pareja o algún familiar, cualquier persona que te obligue a algún tipo de práctica sexual que no te guste o con la que no estés de acuerdo, está ejerciendo violencia sexual sobre ti. Las mujeres no somos propiedad de NADIE y no tenemos que hacer lo que nos pidan si no estamos de acuerdo o por miedo a perder el amor o afecto, o provocar el enojo de alguien. El acto delictivo es responsabilidad del agresor, por lo que debes tener claro que no debes dejar que nadie te culpe de ninguna forma por haber sufrido este tipo de violencia, ni pienses que por usar falda corta o escote o por lo que sea, provocaste una agresión o la merecías.

Todo acto sexual debe ser siempre porque tú lo quieres y decides realizarlo, es tu pleno derecho. La violación -incluso dentro de un matrimonio o concubinato- es un delito y debe castigarse con cárcel. ¡Denuncia!

Las recomendaciones si has sufrido un abuso sexual y/o una violación son:


Habla de lo que te pasa con quien tengas más confianza. Ocultarlo únicamente te hará seguir cargando un secreto que te hace sentir mal y, peor aún, permitirá que el agresor continúe dañándote. Existen centros de atención para mujeres víctimas de violencia que te ofrecen atención psicológica, legal y médica, o que te pueden orientar a otras instituciones cercanas a tu domicilio, donde te darán el tratamiento más adecuado, como pueden ser los Centros de Salud y en el Instituto Queretano de la Mujer.


 Más información sobre estas recomendaciones

 Regresar