Es cualquier acto u omisión que daña la estabilidad emocional, menoscaba la autoestima o altera la salud mental de la mujer y atenta contra su dignidad, y puede consistir en: negligencia, abandono, descuido reiterado, celotipia, insultos, humillaciones, devaluación, marginación, desamor, indiferencia, infidelidad, comparaciones destructivas, rechazo, restricción a la autodeterminación y amenazas, las cuales conllevan a la victima a la depresión, aislamiento, a la devaluación de su autoestima e incluso al suicidio.

Recuerda que las huellas de los “golpes” de este tipo de violencia no se ven, e incluso tardan más tiempo en sanar que una lesión física; sus síntomas pueden ser inseguridad, búsqueda de aprobación constante, depresión, angustia, miedo, pérdida o aumento del apetito, problemas de sueño, entre otros.

Las Recomendaciones si consideras que están ejerciendo violencia psicológica sobre ti son:

No hay razón alguna para que soportes agresiones verbales o emocionales, y las Leyes están para protegerte.  


 Regresar