Es cualquier acto u omisión que afecta el patrimonio o la supervivencia de la víctima, y se presenta como la transformación, sustracción, destrucción, retención o distracción de objetos, documentos personales y valores, derechos patrimoniales o recursos económicos destinados a satisfacer sus necesidades, y puede abarcar los daños a los bienes comunes o propios de la víctima.

Recuerda que si alguien daña tus bienes y pertenencias, ya sea destruyendo tu ropa, escondiendo tu correspondencia o documentos personales, privándote de tu salario o los gastos corrientes de la casa, vendiendo o destruyendo los enseres domésticos, o que dispongan de tus bienes sin tu consentimiento, está ejerciendo violencia patrimonial sobre ti. Aunque creas que dañar o retener tus bienes no afecta directamente tu supervivencia o la de tu familia, o que debes de ser desinteresada y sacrificarte para no exigir dinero o bienes, es importante que reconozcas que también es violencia, aunque no haya golpes ni gritos de por medio, ya que también te lastima y perjudica tu acceso a una vida digna.

Las recomendaciones para evitar la violencia patrimonial son:

Tienes derecho a protegerte a ti y a los bienes por los que has trabajado o que por legítima herencia te corresponden. Los delitos relacionados con la violencia patrimonial se encuentran desde el 162 al 202 del Código Penal vigente en Querétaro e incluyen desde robo, abigeato (robo de ganado), abuso de confianza, hasta fraude, usura, despojo y daños.

 Regresar