La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos tutela garantías y derechos específicos que se refieren a la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres y al establecimiento de condiciones para el desarrollo y desenvolvimiento de los individuos, las familias, las comunidades y los pueblos indígenas. De este contexto se establece el derecho a la protección a la salud y la plena igualdad jurídica de los hombres y las mujeres. No obstante, subsisten aún profundas inequidades entre ellos, que propician situaciones de maltrato y violencia hacia los grupos en condición de vulnerabilidad en función del género, la edad, la condición física o mental, la orientación sexual u otros factores, que se manifiestan cotidianamente.

Por su alta prevalencia, efectos nocivos e incluso fatales, la violencia familiar y sexual es un problema de salud pública que representa un obstáculo fundamental para la consolidación efectiva de formas de convivencia social, democrática y con pleno ejercicio de los derechos humanos. Su magnitud y repercusiones, documentados a través de encuestas e investigaciones, no deben minimizarse. El espectro de daños a la salud se da tanto en lo biológico -desde retraso en el crecimiento de origen no orgánico, lesiones que causan discapacidad parcial o total, pérdida de años de vida saludable, ITS/VIH/SIDA, hasta la muerte-, como en lo psicológico y en lo social, pues existe un alto riesgo de perpetuación de conductas lesivas, desintegración familiar, violencia social e improductividad.

La violencia de género se ejerce tanto en el ámbito privado como público, a través de manifestaciones del abuso de poder que dañan la integridad de las mujeres. Si bien cualquier persona puede ser susceptible de sufrir agresiones por parte del otro, las estadísticas apuntan hacia mujeres de cualquier edad como quienes mayoritariamente viven situaciones de violencia. En el caso de niños y niñas, ésta es una manifestación del abuso de poder en función de la edad, principalmente, mientras que en el caso de las mujeres, el trasfondo está en la inequidad y el abuso de poder en las relaciones de género. La violencia contra la mujer, tanto la familiar como la ejercida por extraños, está basada en el valor inferior que la cultura otorga al género femenino en relación con el masculino y la consecuente subordinación de la mujer al hombre. El reto es coadyuvar a la prevención, detección, atención, disminución y erradicación de la violencia familiar y sexual.

A partir del incremento reciente de casos de violencia de género y feminicidios en algunos municipios del Estado, quienes colaboramos en CreSer para un desarrollo integral, A.C. creemos que, además de seguir trabajando en educación para la prevención y erradicación de la violencia de género y proporcionar servicios psicológicos de calidad y confiabilidad, es fundamental acompañar a la ciudadanía para reconocer y exigir la protección de sus derechos, principalmente en lo que a equidad de género y al acceso a una vida libre de violencia concierne.

Por eso, con los elementos que se desprenden de la información recabada en diferentes instituciones, legislaciones y organizaciones de la sociedad civil, buscamos ofrecerte alternativas o apoyo si estás pasando por una situación de violencia, de manera que puedas tomar una decisión de manera libre e informada.

Éste es un proyecto en construcción, en el cual buscamos involucrar a todas las instituciones y organizaciones que trabajamos para la prevención, atención y erradicación de la violencia de género, para darte todas las herramientas e información necesaria para decir ¡Basta de violencia!

Esperamos te sea de utilidad o, en el mejor de los casos, que no necesites de esta información más que como referencia bibliográfica.


RECONOCIMIENTO HERMANAS MIRABAL 2011 por Buenas prácticas contra las violencia hacia las mujeres, en la categoría de Información, Prevención y Capacitación, otorgado por la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, el Posgrado de Estudios de la Mujer (UAM Xochimilco) y el Inmujeres DF, gracias al programa Mujer Sin Violencia, Querétaro, y la página que lo representa: www.mujersinviolenciaqro.org que al finalizar el año 2011 contaba ya con más de 7,500 visitas.

Más información: Diario Cuicuilco