Es el ejercicio de poder en una relación de subordinación real de la victima frente al agresor en los ámbitos laboral y/o escolar. Se expresa en conductas verbales, físicas o ambas, relacionadas con la sexualidad de connotación lasciva. El acoso sexual es una forma de violencia en la que, si bien no existe la subordinación, hay un ejercicio abusivo de poder que conlleva a un estado de indefensión y de riesgo para la victima, independientemente de que se realice en uno o varios eventos.

Recuerda que existen procesos judiciales que te permiten combatir el abuso de autoridad y el mal funcionamiento de las instituciones, sean públicas o privadas; te recomendamos investigar quién es su superior jerárquico y dar aviso de los hechos que te violentaron, pedir que se levante una constancia de hechos en contra de la persona o docente, y posteriormente acudas a denunciar. La Ley General establece que en ningún caso se hará público el nombre de la víctima para evitar algún tipo de sobrevictimización o que seas boletinada o presionada para abandonar la escuela o trabajo.

Las recomendaciones si has pasado por acoso sexual son:

Los delitos sexuales son castigados con cárcel, como lo ordena el Código Penal del Estado de Querétaro, desde su artículo 160 al 167, y castigan la violación, los abusos deshonestos, el estupro y el acoso sexual, y ningún superior jerárquico del hostigador o acosador debe hacer caso omiso en recibir y/o dar curso a una queja, pues se puede solicitar que se implementen sanciones administrativas para ellos también.


Es importante tomar en cuenta que, en muchos casos, la violencia suele agravarse cuando el agresor cree que puede perder el control sobre ti, llegando a tomar actitudes extremas, por lo que debes de considerar el riesgo con mucha seriedad, y apoyarte en las personas profesionales que pueden ayudarte, así como en tus amistades y familiares de confianza, NO ESCUCHES A LOS QUE TE CULPEN O ACUSEN DE PROVOCAR LA VIOLENCIA, O QUE TE PIDAN QUE SEAS PACIENTE Y PERDONES LA VIOLENCIA. Eres tú quien necesita ayuda y apoyo, es tu integridad la que está en riesgo y no "el qué dirán" de vecinos y parientes.



 Regresar