Según la Ley General de Acceso de las Mujeres a una vida libre de violencia, se entiende el empoderamiento como el "proceso por medio del cual las mujeres transitan de cualquier situación de opresión, desigualdad, discriminación, explotación o exclusión a un estadio de conciencia, autodeterminación y autonomía el cual se manifiesta en el ejercicio del poder democrático que emana del goce pleno de sus derechos y libertades." Es decir, una mujer empoderada es aquella que conoce, exige hacer valer y ejerce sus derechos de manera plena y consciente.

Antes que nada, recuerda que el acto delictuoso es responsabilidad del agresor, no dejes que te culpe ni él ni nadie, de ninguna forma, ni que te presionen o te orillen a pensar que tú lo provocaste o te lo merecías. Habla de esto con quien tengas más confianza y pide que te acompañe al Ministerio Público más cercano. ¡Denúncialo inmediatamente! Ocultarlo únicamente te hará sentir mal y existe la posibilidad de que el agresor continúe dañándote.

Si eres víctima de una violación, te recomendamos no bañarte o lavarte, y guardar la ropa que usabas, sin lavarla, en bolsas de papel (las de plástico pueden destruir esta evidencia) para que sirvan como prueba ante el Ministerio Público. Si tienes lesiones graves, recuerda que lo más importante es salvaguardar tu salud y vida, así que asiste al Centro de Salud más cercano. Estando ahí, pide asesoría jurídica gratuita, aún cuando se trate de tu esposo o pareja o cuando el agresor haya sido un desconocido. Ahí mismo pueden -y deben, si tú lo pides- suministrarte la anticoncepción de emergencia para evitar embarazos no deseados. Si tienes lesiones que deban ser atendidas por médicos/as especializados/as, te deben de derivar al Centro de Salud para que recibas la atención adecuada.

En los Centros de Salud, y según la Norma Oficial Mexicana NOM 046-SSA2-2005, sobre Violencia familiar, sexual y contra las mujeres. Criterios para la prevención y atención, los casos de violación sexual son urgencias médicas y deben de brindarte atención inmediata, así como ofrecerte hasta en un máximo de 120 horas después de ocurrido el evento, la anticoncepción de emergencia, informándote completa y previamente sobre la utilización de este método, a fin de que tomes una decisión libre e informada y evites embarazos no planeados ni deseados, así como informarte de los riesgos de posibles infecciones de transmisión sexual y de la prevención a través de la quimioprofilaxis y, de acuerdo a la evaluación de riesgo, prescribirte la profilaxis contra VIH/SIDA.

Si tienes lesiones que en un momento dado pongan en peligro tu vida, o te provoquen daño a tu integridad corporal o incapacidad médica, tienen la obligación de reportarlo de manera inmediata al Ministerio Público. Los delitos sexuales son castigados con cárcel, como lo ordena el Código Penal, desde su artículo 160 al 167.

Según la misma NOM 046-SSA2-2005, en caso de que haya habido embarazo producto de la violación, las instituciones públicas prestadoras de servicios de atención médica te deberán prestar servicios de aborto médico a solicitud tuya y según la legislación vigente. Sin embargo, en Querétaro no hay lineamientos claros del procedimiento que tiene que seguir una mujer para poder tener acceso a una Interrupción Legal del Embarazo, aún en las causales vigentes. En el caso de un embarazo no deseado, si necesitas de apoyo y consejería te recomendamos consultes a organizaciones de la sociedad civil que puedan darte más información y orientarte en términos legales sobre las opciones que tienes, o escribe a contacto@mujersinviolenciaqro.org planteando tus dudas.

Recuerda que la violencia familiar en Querétaro ya es un delito que se encuentra tipificado en el Código Penal del Estado, por lo que puedes acudir a la Agencia IV del Ministerio Público, coordinación en la investigación de delitos contra el menor, violencia intrafamiliar y sexual, donde hay personal especializado que te puede y debe apoyar jurídicamente a iniciar tu denuncia. Es muy importante que a la par de las acciones legales, lleves un acompañamiento psicológico, pues es un paso importante el que vas a dar para salir de tu situación de violencia, este apoyo lo podrás encontrar en Instituciones como el Instituto Queretano de la Mujer, en tu Centro de Salud, entre otras.

Otra recomendación muy importante es que solicites al agente del Ministerio Público con el que acudas las medidas de protección que te permitan salvaguardar tu integridad y la de tus hijos/as, que te mantengan a salvo de tu agresor, que te permitan quedarte en tu casa y que tu agresor salga de esta; además de restringirle el tránsito por tu casa, la escuela de tus hijos/as, la casa de tus familiares y amistades que más frecuentas; esta Ley te brinda estas precauciones en los artículos 48 al 53.

Es muy importante que tengas en cuenta que por Ley, de acuerdo al artículo 9, está prohibido que las autoridades te insistan en realizar procedimientos de mediación o conciliación,es decir, que te traten de convencer de arreglar las cosas, pues en violencia familiar se ha demostrado que no son efectivas, ya que te encuentras en una situación de sometimiento y riesgo con tu agresor. Aunado a ello, debes saber que los derechos humanos de las mujeres no están a elección de una autoridad, sino que están reconocidos en marcos legales internacionales que todo el país y nuestras autoridades deben cumplir, y que no están sujetos a negociación.

No debes dejar pasar ningún tipo de agresión física, pues tu vida está corriendo peligro, porque la violencia no se detiene a menos que tú decidas hacerlo, de lo contrario día con día se puede ir haciendo más fuerte y grave. Aunque no se te note ningún golpe o daño, debes acudir a las autoridades a denunciar y a que te revisen, pues puedes tener un hueso desviado o roto que sólo se vea con una radiografía. Cuenta a alguien de confianza lo que te ha sucedido, coméntale que estás en peligro y pide te acompañe a la revisión médica, recuerda que aún siendo la primera vez que sucede, es muy difícil que se detenga, será cada vez más grave.

Es muy importante que cuanto antes acudas al Centro de Salud más cercano, para que un/a médico atienda tus lesiones, recuerda que hay algunas que no se notan a simple vista, pueden ser graves y hasta poner en peligro tu vida, por lo que es importante una revisión y dictamen médico, aún si consideras que la agresión no fue tan grave.

Cuando acudas al/a doctor/a, te tiene que dar un papel con su dictamen médico, no lo olvides, ni lo dejes para después, es muy importante que lo lleves contigo si decides denunciar; acude después al Ministerio Público, a la Agencia IV, que se especializa en delitos relacionados con la violencia familiar y los delitos sexuales.

RECUERDA que tu integridad como persona es muy importante

Las lesiones que te sean provocadas por la violencia física son consideradas como delito en el Código Penal vigente en el Estado de Querétaro, en su articulo 127 y se castigan de acuerdo a su clasificación:

  • Un moretón, un raspón o un rasguño, que son lesiones que tardan en sanar hasta quince días, la pena en prisión es de nueve meses, o de diez a treinta días de multa.
  • Una cortadura profunda que requiera de sutura, que tarda en sanar más de quince días, el castigo para quien te las cause es de tres años de prisión.
  • Si las lesiones dejan cicatriz permanentemente en la cara, el castigo es de tres años de prisión.
  • Una fractura, un golpe que dañe órganos internos de tu cuerpo, o que disminuya facultades o el normal funcionamiento de órganos o miembros, se castiga con tres años de prisión.
  • Si las lesiones ponen en peligro tu vida, por ejemplo una fractura en el cráneo o una herida con arma de fuego, se castigan con dos y hasta cuatro años de prisión.
  • Si causan la pérdida de cualquier función orgánica, miembro, órgano o facultad, o causan una enfermedad cierta o probablemente incurable o alguna deformidad incorregible, el castigo es de dos a cinco años de prisión.

Recuerda que en cualquier caso, podrás solicitar que se realicen medidas de protección, sean éstas de emergencia, preventivas o de naturaleza civil.

Las medidas de protección
Son actos de protección y de urgente aplicación en función del interés superior de la víctima y son fundamentalmente precautorias y cautelares. Estas medidas de protección deberón otorgarse por las autoridades jurisdiccionales competentes, inmediatamente que conozcan de hechos en los que se presente violencia contra la mujer y es tu derecho solicitarlas al hacer la denuncia ante el Ministerio Público.

En Querétaro, en la práctica existen dificultades para que estas medidas se lleven a cabo, pues generalmente los mismos elementos policíacos, al tener que intervenir en una situación de violencia familiar argumentan que si no existe mandamiento escrito fundado y motivado, no se puede ingresar al domicilio, siendo que es una situación de flagrancia y puedes exigirlo de esta manera. Todas las autoridades están obligadas, en el ámbito de sus respectivas competencias, a prestarte atención médica, psicológica y jurídica, de manera integral, gratuita y expedita, así como a proporcionar un refugio seguro, según lo que establece la Ley Estatal de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, debiendo expedirse dentro de las veinticuatro horas siguientes al conocimiento de los hechos que las generan.

Es fundamental que al salir del hogar lleves tus documentos contigo -o que los tengas en casa de alguna persona en la cual confíes plenamente- para que, aunque te lo pidan, no regreses a tu hogar sin protección alguna, y que incluso puedas pedir que te deriven a un refugio.

Las medidas de protección que consagra la presente Ley son personalísimas e intransferibles y se clasifican en:

  • De emergencia;
  • Preventivas; y
  • De naturaleza civil.

Las medidas de protección de emergencia y preventivas tendrán una temporalidad no mayor de setenta y dos horas y deberán expedirse dentro de las veinticuatro horas siguientes al conocimiento de los hechos que las generan.

SON MEDIDAS DE PROTECCIÓN DE EMERGENCIA LAS SIGUIENTES:

  • El que exijan la desocupación por el agresor del domicilio donde habites, independientemente de la acreditación de propiedad o posesión del inmueble, aún en los casos de arrendamiento del mismo;
  • Prohibir al probable responsable de acercarse al domicilio, lugar de trabajo, de estudios, o de cualquier otro sitio que frecuentes;
  • Garantizar tu reingreso al domicilio, una vez que se salvaguarde tu seguridad;
  • Prohibir la intimidación o molestia hacia tu persona en tu entorno social, así como a cualquier integrante de tu familia;
  • Retener y guardar armas de fuego, armas u objetos que hayan sido utilizados para amenazarte o lesionarte, sean propiedad del agresor o de alguna institución privada de seguridad, independientemente si las mismas se encuentran registradas conforme a la normatividad de la materia; y
  • Brindarte auxilio policíaco de reacción inmediata a tu favor, incluyendo el ingreso al domicilio cuando exista la presunción fundada de flagrante delito o un hecho violento que atente contra tu integridad física y moral.


SON MEDIDAS DE PROTECCIÓN PREVENTIVAS:
  • Registrar en inventario los bienes muebles e inmuebles de propiedad común, incluyendo tus implementos de trabajo;
  • Que uses y goces de bienes muebles que se encuentren en el inmueble que te sirva de domicilio;
  • El acceso al domicilio en común, de autoridades policíacas o de personas que te auxilien a tomar tus pertenencias personales y las de tus hijas e hijos;
  • Que te entreguen de manera inmediata los objetos de uso personal y documentos de identidad tuyos y de tus hijas e hijos; y
  • Que le brinden servicios reeducativos integrales especializados y gratuitos, con perspectiva de género al agresor en instituciones públicas debidamente acreditadas.


SON MEDIDAS DE NATURALEZA CIVIL:
  • La suspensión temporal al agresor del régimen de visitas y convivencia con sus descendientes;
  • La prohibición del agresor de enajenar o hipotecar bienes de su propiedad cuando se trate del domicilio conyugal; y en cualquier caso cuando se trate de bienes de la sociedad conyugal;
  • La posesión exclusiva de tu parte sobre el inmueble que sirvió de domicilio;
  • El embargo preventivo de bienes del agresor, que deberá inscribirse con carácter temporal en el Registro Público de la Propiedad y del Comercio, a efecto de garantizar las obligaciones alimentarias; y
  • La obligación alimentaria provisional e inmediata.

Estas medidas serán tramitadas en los juzgados de lo familiar o en los juzgados civiles que corresponda.

Actúa inmediatamente, las primeras 24 horas son las más importantes, sobre todo cuando se trata de menores de edad. Dirígete al Centro de Justicia para Mujeres o a alguna Agencia del Ministerio Público a poner una denuncia de hechos. En el caso del Estado de Querétaro, a partir de las 8 horas de su desaparición las instancias gubernamentales están OBLIGADAS a comenzar la indagatoria si haces la denuncia correspondiente. Recuerda que no importan los antecedentes que tenga de comportamiento, las relaciones de pareja o forma en que viva su sexualidad, las instancias gubernamentales están obligadas a investigar la desaparición, y no culparla o culparte de ésta. ESE NO ES SU TRABAJO, pero sí el encontrarla y hacer todas las investigaciones con profesionalismo y objetividad.

Si es menor de 18 años, llama al 01800-0085-400 a ALERTA AMBER, con una fotografía a la mano. Esta alerta es para que antes de tres horas la foto y datos de tu hija ya estén en las centrales camioneras, aeropuertos y casetas de cobro.

También puedes acudir a FEVIMTRA (Fiscalía Especial para los delitos de Violencia contra las Mujeres y Trata de Personas), en días y horas hábiles en Río Elba #17, Col. Cuauhtémoc, México, D.F. (A cuatro cuadras del Metro Sevilla), o llamar al teléfono 01-55-5346-2516.

Y comunícate a PROVÍCTIMA (Procuraduría Social de Atención a las Víctimas del Delito) al teléfono 01800-8428-462, o en la página provictima.gob.mx

Además, organízate con tus conocidos/as y amistades para comenzar a difundir información de su desaparición por todos los medios posibles como Facebook, Twitter, radio, televisión, carteles, prensa y demás. Contáctate con organizaciones de la sociedad civil para que te apoyen y la voz se corra más rápido. Es fundamental que muchas personas participen de manera inmediata en la búsqueda. Puedes ingresar en Facebook a las páginas facebook.com/Buscar.sin.Descanso, facebook.com/VivasLasQueremos y facebook.com/creser.integral para que te apoyemos en la difusión y exigencia a las instancias gubernamentales.

También puedes acudir a la CAPEA, que es el Centro de Apoyo de Personas Extraviadas y Ausentes, el cual interviene en la búsqueda y localización de personas extraviadas o ausentes por medio de una investigación sistemática e integral. Los servicios que ofrece son jurídicos, psicológicos, de Trabajo Social, médicos y de Apoyo Económico. En caso de que se haya iniciado una averiguación previa, puedes solicitar el apoyo económico del Fondo para la Atención y Apoyo a las Víctimas del Delito (FAAVID), para solventar los gastos emergentes a consecuencia de la comisión del delito. Puedes ponerte en contacto las 24 horas del día y los 365 días del año al teléfono 01-55-5345-5598.